El Gimnasio

Young and Successful

Estos días pensaba en que escribir, a que dedicarle mi siguiente entrada, como seguir esta historia aportando ayuda a los demás. Seguir una historia sin empezar por la solución no tendría sentido, por lo que he preferido seguir con la terapia que me ha llevado hasta donde me encuentro actualmente. Dándole mi particular punto de vista y tal como yo lo veo…

En enero del 2014 muere mi padre, este acontecimiento desencadena un estrés superior a lo normal, aunque tengo que decir que normalmente siempre he tenido algo de estrés, dependiendo la época de trabajo, mi situación personal o simplemente como me he tomado las cosas. Los meses siguientes a su marcha, fueron meses de mucha tensión tanto en el trabajo como en casa, la tensión hizo en más de una ocasión perder los papeles, me volví más rígido, más de lo que normalmente soy, la tensión se palpaba en mi cara, en mi respiración.

En el trabajo estaba todo el día buscando fallos de los demás, pensando que solo yo podía hacer bien las cosas, el nivel de exigencia fue tan alto que no podía llegar a cumplir nunca esas demandas…era  frustrante y a la vez agotador, siempre he sido muy exigente conmigo, pero no a estos niveles.  Pensaba constantemente que me iban a despedir, que perdería todo lo que había conseguido, los miedos inundaban mi cabeza.

En casa no soportaba nada, imponiendo siempre mi criterio, sin dejar casi ni margen a Belinda a su propia opinión y gusto. Solo pensaba en mí, me volví más egoísta, esto ya venía alimentadose de unos años atrás, trabajo, estrés, exigencia y miedo que encontraban en casa el sparring perfecto.

En mayo de ese mismo año empecé a notar un estrés desorbitado hasta tal punto que de noche cuando me metía en cama me temblaba la cabeza, una vibración que asustaba, espasmos musculares, noches sin apenas dormir. La tensión me tenía preso, como si fuese a perder el “CONTROL”

Las discusiones en casa se habían sucedido como nunca antes, Belinda reclamaba mi comprensión y yo estaba en un momento crítico. En una de esas discusiones, surgió de nuevo una pregunta o bien una afirmación….LA DEJO…..de nuevo el miedo, la reacción química, la alerta. Lo recuerdo bien, el miedo se apodero de mí y claro….me quise defender a ese miedo creando una COMPULSIÓN mental automática….no, no….eso no puede ser…si tú la quieres…..

Estoy seguro que sabes que viene luego….pensamiento dañino, compulsión…y así….

En esta ocasión si sabía que era lo que me pasaba, ya había pasado por esto, cuando me iba a casar, cuando iba a nacer mi hijo y ahora, después de la muerte de mi padre. Qué casualidad, siempre que hay un acontecimiento importante en mi vida, un cambio, todo coincide. Aun sabiendo lo que es, como se llama, porque me pasa, ha vuelto…después de tantos años.

Al saber que era no tarde tanto en pedir ayuda, ya sabía que no podía compulsionar como en la vez anterior, oliendo su ropa, mirando sus fotos, abrazándola constantemente, pero el T.O.C es muy inteligente y las compulsiones fueron mentales. Hable con Belinda unos 15 días después de que empezara y le dije que necesitaba ponerme en manos de un psicólogo. Ella como siempre se brindo a ayudarme, señal inequívoca de su amor hacia mí, después de que se desahogara bien y llorara al recordar por lo que habíamos pasado la vez anterior.

Mónica una de las amigas que nos acompaño al mercadillo aquel hermoso día en la que nos dimos aquel primer beso, con la cual mantenemos una gran amistad nos dio el teléfono de una amiga psicóloga que vive en otra ciudad, la cual mantiene a la vez una estrecha amistad con ella, nos dice que es muy buena y no dudé en llamarla. La necesidad que tenía en ese momento, las buenas referencias de nuestra amiga y mi desconocimiento hizo que me pusiera en manos de ella. Por su puesto no voy a hablar mal de ella, no doy ninguna referencia y no por que no sea buena psicóloga, mas bien por respeto, pero en cuestiones del T.O.C  su terapia no era la adecuada y reconozco que me ayudo en muchas cosas y que en algunas cosas iba bien encaminada, pero en otras no. La terapia fue hablada y nunca mejor dicho, la hacíamos por teléfono y en alguna ocasión por Skipe, habla que te habla, habla que te habla….horas y horas….

Hubo mejora, pues como digo en algunas cosas iba bien encaminada y yo siempre he tenido mucha fuerza de voluntad y la exigencia, aunque sé que está mal, me la aplicaba a mi mejora terapéutica.

La tensión seguía ahí, no con tanta intensidad pero estaba, la rigidez, el querer controlarlo todo, consciente e inconscientemente. Los miedos, mi inflexibilidad y a la vez querer controlar el T.O.C. que por momentos controlé. Estuve unos meses sin T.O.C, pero eso parece que no me había enseñado nada, cosas que me he dado cuenta más tarde y que os iré contando en otras entradas.

Las discusiones siguieron, yo estaba demasiado preocupado en  mí, en no volver a caer y en mis miedos, eso por su puesto tuvo su precio y Belinda me dijo que así no podía seguir, que estaba decidida a dejarlo todo…  Eso disparo mi ansiedad y por su puesto hizo volver en pocos días el dichoso T.O.C

Con Belinda se arreglo la situación, le pedí perdón y le prometí un cambio global, no solo buscaría ayuda profesional cualificada para mi trastorno, si no que además haría los cambios necesarios para crear unos pilares mas sólidos y los ajustes necesarios en mi carácter que me dieran la tranquilidad y el sosiego que ella demandaba, el que más los demandaba era yo, pues ya no me aguantaba, pero como he dicho os lo contare más adelante.

No soy experto en psicología, ni tengo por qué serlo, aunque si es verdad que en este ultimo año he mejorado al respecto, pues me he interesado más en mi trastorno. En ese momento no tenía ni idea que era “TERAPIA HABLADA”  “TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL”   “TERAPIA DE EXPOSICION Y PREVENCION DE RESPUESTA”…

Decidido a poner remedio a mi trastorno y sin saber que me iba a encontrar cogí mi portátil y puse: Psicólogo especializado  T.O.C en Sevilla y no sé como di con la pagina de “ALEJANDRO IBARRA”

Leo la descripción de su Web, y después de consultarle a Belinda me dispuse a llamar, no recuerdo si le deje un mensaje, si me dijo que luego me llamaba o como fuese, conseguí hablar con él después de unos días, le explique brevemente mi caso y me dijo que de momento tenia las citas todas ocupadas, en poco tiempo me llamaría de nuevo.                                 Mientras yo seguía a lo mío, con mi T.O.C haciendo de las suyas, perdiendo el ánimo y perdiendo casi las esperanzas. Lo volví a llamar un poco desesperado después de unas semanas y ya por fin me dio fecha.

Cuando llego donde tiene la consulta me quede dudando, no esperaba que estuviese en ese lugar, en ese edificio, en ese local, no sé si es porque me lo había imaginado de otra forma. Cuando me hace pasar a su consulta me pasa lo  mismo, una consulta pequeña, sencilla, un escritorio, dos sillas enfrentadas y una camilla a la derecha del paciente, todo muy sencillo, un lugar humilde que más tarde comprobare es uno de los detalles que le caracterizan.

Nos presentamos y se sienta enfrente mío sin nada por el medio, solo su mirada y la mía, cuerpo a cuerpo, denoto mucha seguridad en su persona, cosa que a mí me faltaba en ese momento, después de la presentación me habla del tipo de terapia que hacía con sus pacientes

 “TERAPIA COGNITIVO CONDUCTUAL”                                                             “TERAPIA DE EXPOSICION Y PREVENCION DE RESPUESTA” y            “GESTION DEL PENSAMIENTO” “MINDFULNESS”

No tenía ni idea que se trataba, pero tenía muchas ganas de poner solución a esto y confié desde el primer momento. Empiezo a contarle mi historia, el anota todo en una libreta lo que le voy contando y después de contarle todo me da la siguiente cita.

El Gimnasio.

Cognitivo conductual.

En esta primera cita ya denoto que la terapia que sigue no tiene nada que ver con la terapia que he dado en dos ocasiones, lo primero hablamos de cómo me encuentro, hablamos de mis pensamientos, de mis compulsiones, me da directrices a seguir, corrige, enseña, anota.                 Va a lo directo, a lo realmente importante, nada de ir al pasado, nada de intentar buscar de donde viene mi trastorno, de buscar en mis padres, y no es que no te escuche, si no que vamos directamente al ajo, a lo realmente importante, que es de qué forma  gestionas tu trastorno, que ítems te llevan a la obsesión y la refuerzan.   En definitiva me estaba enseñando a pensar mejor, a controlar mejor mis emociones, a gestionar mi comportamiento ante el T.O.C

Exposición y prevención de respuesta.

A mitad de la consulta me pide que me tienda en la camilla, me descalzo y me tiendo, reconozco que todo me sorprendía un poco, parecía como de película. Toma su libreta y su bolígrafo y me pide que cierre los ojos, íbamos a hacer mi primera exposición imaginada, el pensamiento o la frase era “no la quiero” a ese pensamiento, que causaba daño en mi, creaba ansiedad no podía darle respuesta como habitualmente hacia, ósea no podía conpulsionar mentalmente. Repite lo más intensamente que puedas “no la quiero” “no la quiero” “no la quiero” el preguntaba el nivel  de ansiedad que tenias cada cierto tiempo, la ansiedad paulatinamente bajaba conforme te exponías al pensamiento, una y otra vez.

Me fui muy contento porque ya ahí en esa primera exposición ya me di cuenta que esto era distinto, esta terapia tenía que funcionar.

En otras citas…

Gestión al pensamiento.

La situación es la misma, una forma de exponerte a los pensamientos, las frases, las sensaciones y las emociones. Te tiendes en la camilla  cierras los ojos y dejas que pase todo por tu mente sin darle respuesta y dejándolos fluir ¿Y si no la quieres?….   ¿Y si estas con ella por pena?….    ¿No te das cuenta que ya no sientes nada por ella, que ya no estás enamorado?…  Deja fluir esos pensamientos, déjalos que pasen por tu cabeza como si fuese una película…

Mindfulness.

Respecto a esta técnica no fue muy difícil aplicarla, pues en realidad ya estaba trabajando en ella, pues practicaba Yoga desde hacía unos meses.     Tendido en la camilla, ojos cerrados y concentración en una respiración diafragmática, técnica que relaja nuestros pensamientos y calma la ansiedad. Conforme la aplicas te das cuenta de lo importante del aquí y el ahora.

Tengo que reconocer que no fue fácil el principio, todo era un poco lioso, pero hay que comprender que nuestra cabeza no está pasando por su mejor momento y todo es una duda constante. En esas primeras consultas el ánimo no era el mejor, pero poco a poco, consulta a consulta, cogiendo confianza ese ánimo fue mejorando.

Conforme asistía a las consultas, aprendía en cada una de ellas a trabajar por mi cuenta, gestionar, exponerme. Practico en casa la exposición imaginada a frases, imágenes, sensaciones, dudas… A la vez también gestión al pensamiento, dejando los pensamientos fluir por mi cabeza como agua de un manantial, todo eso sin dar ningún tipo de respuesta. Hoy por ejemplo la he practicado exposición al pensamiento “es fea” no me gusta”…

Hoy me doy cuenta que estaba yendo a un gimnasio, Alejandro es mi entrenador personal  y me estaba enseñando a sacar el mayor musculo posible, al principio no hay masa, el musculo casi ni existe, pero conforme entrenas el musculo es mayor y llega el día que ese musculo es más fuerte que tus miedos. Por su puesto tienes que poner mucho de tu parte, entrenar todos los días necesita una gran dosis de esfuerzo.

Pero lo mejor de todo es recoger sus frutos a lo largo de este largo camino.

8 opiniones en “El Gimnasio”

  1. Que gran aporte!! Te sigo siempre en tus publicaciones!, me gustaria poder contar mi historia con toc aún no pude dar con un especialista ya que en argentina hay dos centros que se dedican a este tipo de trastorno y son caros pero tengo esperanza de que pronto pueda realizarlo . un abrazo.

    1. Gracias como siempre Paola, me da un poco de pena que me digas eso, debería haber mas psicologo especializado, pero no es así, ten paciencia. Yo te invitaría a mandarme tu historia y así publicarla, debemos ayudarnos unos a los otros.
      amarsintoc@gmail.com
      Muchos besos.

      1. Te lo mandaré por email!muchas gracias. Esta semana me pongo en contacto para comenzar , es muy costoso pero es mi salud y la necesito. Un abrazo .

  2. Enhorabuena javi y mil gracias por tu comentario y exposición, muy clara, dinamica, concisa, genial tu abordaje, tu explicación y el como lo has vivido. Sientete completamente satisfecho, con tu gran ayuda estoy seguro que ayudarás a muchas mas personas. Un abrazo y seguimos “entrenando”.

  3. Hola,estoy viviendo un momento de infierno , siempre crei que mi pareja era un poco extrema y no me dejo nunca espacio para decidir y opinar, el mundo era solo alrededor de el y todo lo que yo hacia o decia era inutil, por un tiempo cambio actitud dejando espacios a la alteracion alteracion y controlandose por momentos , cada dia necesita ir al gimnasio como necesita respirar, y desde hace poco despues de nuestra boda sufrio un ataque gravisimo de panico y empezo con esas imagenes mentales que solo le hacian creer que yo le podia ser infiel con cualquier amigo a los que veia como gente muy mala, me traraba muy mal y me decia cosas teribles, de golpe realice que algo muy grave sucedia en su interior y el mismo un dia de crisis extrema me pidio ayuda, fuimos a un medico y descubrimos este infierno TOC. No hace mucho que esta curandose, apenas 1 emana pero decido irse de casa , y dice que con su meducina y solo esta mucho mejor, yo solo espero que lo pueda superar esto y pueda ser un hombre mas tranquilo , lo estoy apoyando como me sujerio el doctor y le digo constantemente que los niños y yo lo amamos. El problema es que no se como actuar si vuelve y tengo miedo de volver a ese infierno de peleas por celos o ideas que inventa, me gustaria saber mas de este tema y como tenemos que comportarnos las parejas de quien lo sufre. Gracias

    1. Hola Nena;
      Es complicado decirte por aqui pues aunque todos los TOC tienen un patrón. obsesión, compulsión.
      Cada tipo de TOC es distinto y cada persona es distinta aun teniendo el mismo TOC que otra persona.
      Si quieres ponte en contacto conmigo en el correo amarsintoc@gmail.com y me cuentas mejor.
      Saludos y fuerza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *