Juan Antonio

images

La vida muchas veces te regala la oportunidad de conocer a gente maravillosa y con ganas de salir adelante. Es el caso de Juan Antonio, un chico de 21 años, que haciendo unas practica de cocina donde trabajo, descubrimos que los dos teníamos T.O.C.

Ese día se abrió un nuevo camino para el y hoy nos lo demuestra regalándonos su testimonio.                                                                             Esta semana ha asistido a su primera consulta en Psinco con terapia cognitivo conductual y E.P.R.   Su sueño es estudiar…                                       Te deseo una pronta recuperación y que todos tus sueños se hagan realidad AMIGO.

 

Testimonio:

Antes de nada, me gustaría agradecer a Javier, el creador del blog, la oportunidad de contar mi experiencia e intentar arrojar un pequeño destello de luz en un camino que a veces parece sombrío.

Toda esta historia comenzó desde que yo tenía una temprana edad  aproximadamente desde los 11-13 años. Yo era una persona llena de inseguridades, miedos y sobretodo alguien que le daba mucha importancia a sus pensamientos, como por ejemplo: no amas a tu familia, eres una persona poco sentimental, no conoces el cariño ni el amor, no mereces vivir, eres malo,frío y sin sentimientos. Para intentar solucionar todas esas ideas, que creía como verdades irrefutables yo intentaba una y otra vez mostrar amor a mi familia, besar, abrazar.

Como una persona joven y con desconocimiento absoluto no sabía que me estaba sucediendo, simplemente calmaba mis pensamientos con compulsiones que veía razonables y resolutivas.

A lo largo de los años, he sufrido intensamente ya que pensaba mal de mí, siempre creía que era un fracasado que no merecía existir y que era una persona desechable, sin saber porque, creyendo que quizás era una persona muy negativa, por lo tanto volví a conpulsionar, estudiando muchos libros de crecimiento personal, intentando mejorar y queriendo cambiar toda mi forma de ser.

Después de dicha etapa, cuando terminé el PCPI, un curso para obtener el título de la ESO, me matriculé en el grado medio de informática, me volví muy obsesivo con los estudios, ya que siempre fui un mal estudiante y no quería que volviera a pasar. Hasta ahí todo bien, saque matrícula de honor, fue la mejor época de mi vida indiscutiblemente.

Ahora es cuando os voy a contar la “gracia” de la historia, y si, está entre comillas, porque mi vida empezó a ser un infierno, algo tan duro que a veces me gustaría olvidar. Me inscribí en un curso PUENTE para pasar una prueba de acceso que me permitiría acceder al grado superior de informática. Como yo venía del PCPI (nivel de 1º de eso), tuve que prepararme al nivel de las asignaturas del examen de acceso (1º de bachiller) en tan solo un año.

Esta alta exigencia más mi personalidad obsesiva me llevó a estudiar entre 10 y 15 horas diarias. A partir del tercer mes, empecé a enfermar con insomnio, tenía pesadillas despierto con ecuaciones, si ecuaciones en mi cabeza, intentándolas resolver, mi medio es que si no las solucionaba iba a suspender. Tal era el sufrimiento que acudí a una psicóloga de la seguridad social, me recetaron antidepresivos y ansiolíticos, los cuales me ayudaron a dormir mejor y a estar un poco más relajado. Me ayudo enormemente a superar ese año, animándome y volviéndome un poco más positivo, pero no sabía que tenía.

Se mezcló con el nacimiento de mi sobrino, y ahí es cuando me vinieron pensamientos obsesivos, diciéndome que no iba a quererlo, que debería de centrarme en el cosquilleo de mi barriga para saber lo que era el amor, y que soy una persona sin sentimientos, que doy asco y de nuevo conpulsionando intentando quererlo todo lo posible, dándole besos, pero detrás de cada compulsión volvía un pensamiento nuevo, y nunca se acababan.

Cuando finalice dicho periodo, pase el examen y la época del nacimiento de mi sobrino, creía que solo había sido una mala época de mi vida y que al año siguiente todo iba a ir mejor, como me equivocaba….

Posteriormente me aceptaron al grado superior que tanto ansiaba estudiar, ya que mi sueño era y sigue siendo programar videojuegos. El primer día notaba que no era mi sitio, me asaltaban pensamientos desmoralizadores, y una ansiedad desbocada, junto a todos sus síntomas, como el mareo, la desrealización, fatiga, desconcentración, etc…

Duré 3 días, que fueron como 3 años, me di de baja y acto seguido acudí inmediatamente de nuevo al psicólogo de la seguridad social, esta vez otro distinto.

En pocas sesiones averiguó que yo tenía toc, al igual que mi padre. Durante todo ese año me preparé para afrontar el próximo curso escolar con menor ansiedad. Fue duro, al principio no aceptaba que yo podía tener un trastorno mental, lloraba durante la mayor parte de las sesiones y las dudas volvían a inundar mi cabeza, dudas absurdas.

Perdí 25 kg gracias a la ayuda de mi terapeuta, hice muchos amigos, trabajaba, todo mejoraba, pero cometí un grave error en todo el verano, creer que todo eso ya era del pasado e ignorar las técnicas recomendadas de relajación y manejo del pensamiento.

Comencé de nuevo a estudiar, duré dos semanas, ya es un comienzo, pero por abandonar los consejos volvía a darme de baja, por lo que recomiendo a todas las personas con toc, que si dicha enfermedad te remite a abandonar algo, no lo hagáis!! Os sentiréis peor, el trastorno se volverá más fuerte y puede que incluso caigáis en una depresión debajo de las sabanas, todo el día, como a mí me pasó y con ideas suicidas.

Obviamente, al pasar por todo este sendere, perdí las esperanzas de vivir, solo quería la dulce muerte, al menos para mí lo era. Hasta que me dio por comenzar un curso de cocina, me dirigieron de prácticas a un restaurante precioso, en el que conocí a Javier, una persona maravillosa, y no lo digo por decir, lo digo porque me ha hecho recobrar la fe y la esperanza, sobretodo a creer que con toc o sin él se puede tener éxito en la vida, ya que él es chef de uno de los mejores restaurantes de Sevilla, eso para mí es ÉXITO en mayúsculas, además de la ayuda que me va a proporcionar, enseñándome técnicas para poder volver a la vida con normalidad.

Por ultimo os quiero transmitir que se mejora, se puede salir, pedid toda la ayuda que sea necesaria a expertos en el toc. No dejéis de luchar luchar y luchar, animo!!!!